martes, octubre 22, 2013

Cerezas y origami

Echo de menos,
ese color rojo
con sabor a cereza
del que se teñían tus labios
al sonreír
mirando hacia mi.
Echo de menos
la energía
que contrastaba
con el olor a lluvia
los meses de invierno
en los que me obligabas
a ponerme pies
para acompañarte a pasear
o a sentarme a escribir.
Echo de menos
los abrazos,
esos silenciosos
que escondían
los secretos
que nunca
me contabas
y por los que nunca pregunté,
pero guardaban mundos
excéntricos y dulces
como los poemas
que me leías antes de dormir.
Echo de menos
que te quieras
y me regales
poemas
en figuritas
de origami
que yo nunca aprendí
a devolver.
Y echo de menos
todo eso
//y mucho más
porque te quiero
sin razón,
sin tiempo
y sin espacio
que es la única
forma de querer.
Y este amor
hace que al verte sonreír
mi corazón
salte de alegría
y tus carcajadas
suenan en mis tímpanos
mejor
que cualquier
musiquilla feliz.

2 comentarios:

carmenjuanromero dijo...

La fruta, el amor, el vuelo.

La s o n r i s a .

mnznt dijo...

Lo mejor de las sonrisas es que son contagiosas :P