martes, abril 06, 2010

Hoy es siempre todavía

He descubierto a Bunbury. Sé que puede parecer sorprendente; pero como ya he comentado en otras ocasiones mi percepción de la música es muy básica. Lo compenso con persistencia infantil cuando me gusta una canción - sí, soy capaz de escucharla durante semanas una y otra vez-.

Por ahora la que más me gusta es Alicia. Mi frase favorita es "para Alicia hoy, es siempre todavía". Esta frase se merece entrar en mi top ten de frases que enseñan a vivir.

En general puedo decir que me parece increible escucharle porque en general tiene la capacidad de convertir algunas frases en verdaderas obras maestras. Además tiene mucho sentido común y a menudo llama a las cosas por su nombre, o a través de eufemismos :P Puedo estar más o menos de acuerdo pero son desgarradoras.

Así que os dejo una selección:

Lo que más te gustó de mi
: "una retirada a tiempo es siempre una derrota"

El hombre delgado que no flaqueará jamás: "lucharé contra todos los que digan lo mismo que yo y no me contradigan"; "es hora de eligir entre morir ajusticiado o jubilado"

Ella me dijo que no: "fui un turista de la belleza" qué bonito eufemismo; "la verdad es un armario muy solicitado y con poca luz"; "no es posible el amor cómo una destrucción"

Nunca se convence del todo: "la elocuencia me hizo creer en mis propias palabras"; "nunca se convence del todo a nadie de nada"; "empiece como empiece todo acaba siendo menos de lo que yo esperaba"

El extranjero: "pero allá donde voy me llaman el extranjero, dónde quiera que estoy el extranjero me siento"

5 comentarios:

JoseEnrique dijo...

chapó

atenea dijo...

tengo que pensarlo
A mí me sigue cayend mal

mnznt dijo...

me parece bien :P Ya sabíamos que tus gustos musicales y los míos no tienen mucho en común :)

Anónimo dijo...

Hola, soy "Anónimo-2".¡¡¡oyeeeeee!!! (como puedes comprobar me despedí el otro día para un largo tiempo y aquí estoy de nuevo. Está claro, esto es adictivo).

La que más me ha gustado es la última frase.¡Qué requetechula!.

Me siento extranjera donde vivo y en mi pueblo.
Me siento extranjera en la mayoría de trabajos que tuve.
Me siento extranjera con mi propia familia.
Me siento extranjera con mis amigos.
Me siento extranjera dentro de mí misma, sobre todo cuando soy capaz de sentir ante determinadas circunstancias tanto dolor y por el contrario en cosas demasiado tangibles para ser dolorosas yo las percibo con extrañeza, como si aquello no tuviera nada que ver conmigo, las siento lejos de mi sensibilidad, y entonces me observo perpleja y extraña.

Esto último mío, es algo parecido a cuando una persona acude a un velatorio, vé a la persona fallecida y no te lo crees. No entiendes que ya no pueda mirarte, ni hablarte. Ves el semblante frío, mortecino, apagado y preguntas dónde se fue esta persona que me dijo ésto y áquello, ¿por dónde está? ¿nos verá, nos mirará?. Y entonces te asomas con vértigo al misterio insoldable de la vida y de la muerte.

Besos/Que disfrutes de tu vida.

mnznt dijo...

Lo cierto es que entiendo esa sensación. Cuando pasa te quedas como diciendo, pero reacciona, no te quedes ahí parada... Quizá cada uno necesita su tiempo para digerir algunas cosas