viernes, octubre 19, 2012

He descubierto cuándo

Dejaste de quererme
en el momento
en el que dejaron
de sonar
las campanadas
en el reloj.

2 comentarios:

Jose Enrique Saiz dijo...

¡¡¡¡MALDITO BASTARDO HIJO DE PUTA!!!!

Hubiera sido un buen final para tu poesía.

Anónimo dijo...

Hablemos, por favor.

Dejaste de quererme
en el mismo momento
que no supe irme.
Creo que ese destino cruel
tenía significado
aunque difícilmente lo acepté.
Hoy con el paso de los años
lejos el recuerdo
te veo de la misma forma.
Porque te sigo queriendo
pero solo con una pequeña diferencia
ya no sufro.

Y para ti, amiga:
Besos
Elena