lunes, junio 23, 2008

Planta...

Soy la planta que se marchita en el alfeizar de tu ventana. Esa que no riegas. De la que sólo te acuerdas antes de que muera. Ya no florezco, pero no estoy marchita. Sobrevivo gracias al cálido otoño que asola Madrid. Me riegan las nubes que descargan al menos una vez a la semana y el sol me saluda casi todas las mañanas.
No muero. Simplemente vivo sin tus cuidados. Independiente. Colgada de aquel hueco en la pared que tu llamas ventana. Creía que mi función sería alegrar tu vida. Parece ser que no. Hace tiempo que tu te olvidaste de mi. De vez en cuando miras a través de los cristales y piensas en regarme, en contarme tus penas de amores. Me dedicas diez segundos de tu tiempo y vuelvo al limbo. A ese lugar extraño en el que almacenas tus recuerdos.
Un día fui una planta hermosa, señorial y frondosa. Ahora sólo soy una sombra de mi misma. La pena se dibuja en las venas de mis hojas. Como arrugas tristes en la cara de una abuelita. Me tengo que decir que soy joven. Pero a veces es demasiado duro pensar. Porque viene a mi mente tu imagen, regándome, trasplantándome o diciéndome que me vas a llevar lejos de este Madrid lleno de polución y humo. A una terraza donde otras plantas me acogerán. Deseos y añoranzas de algo que nunca llega.
Le tengo miedo al invierno, a la primavera que lo sigue y al verano intenso. ¿Qué será entonces de mi?

4 comentarios:

vahinilla dijo...

muy bueno, me gusta, has expresado muy bien tus sentimientos. se puede ver tu interior a través de tus palabras.

Anónimo dijo...

Cuidado con el coco

Alrededor de unas cincuenta y tres noches habian pasado sin que la dulce infantita hubiese apenas intentado dormirse, la pesadilla del monstruo que se ocultaba debajo de su cama, seguia preocupandola incesantemante junto con las imagenes de vampiros, demonios, licantropos, mutantes, que a diario transcurrian cerca de su mente, lo que mas le angustiaba era sin duda conocer al enemigo al que se enfrentaba. Que era realmente el Coco? A que clase de repulsiva bestia debia enfrentarse?
Que forma tenia en verdad? Alguien lo habia visto?
Juanito su amigo de la infancia, decia haberlo visto, el menciono que tenia dos brazos enormes, una figura atletica, un rostro limpio casi afeitado por completo, tambien que su voz era casi tan sensible como la de una mujer, que sus movimientos eran sutiles, que era perfectamente musculoso, que era casi una maquina de seduccion, que tenia una brillante sonrisa, que tenia el talante del poeta y la fiereza del luchador, pero estaba absolutamente solo.
La dulce infantita vio por su parte a la noche siguiente una figura con dos brazos cortos que apenas tenian un apice de fortaleza, vio la sombra de una cadera diametralmente perfecta, un torso digno del abrazo de un Dios, vio unos senos delineados con certidumbre de inigualable y absoluta proporcionalidad, escruto sus rostro y le parecio observar el aspecto de alguna especie unica de virgen seductora, observo sus sensuales y eroticos movimientos casi sintiendo envidia, pero al final la vio sumergida tambien en la soledad.
Dias despues la dulce infantita y Juanito comprendieron el significado de la verdadera belleza.

Espero que te haya gustado, y que hayas capatado el mensaje que intento dejar presente con este texto, en el puedes encontrar mi apodo.

Anónimo dijo...

Son razonables unas cuantas ausencias en un blog ajeno, en un blog propio dejan mucho que desear, si como tu lo dices tu pretension principal no es que los demas lo miren, esto no te quita el compromiso que tienes contigo misma de aflorar tus sentimientos, tus soledades y pasiones, que como ser humano que eres experimentas a cada instante de tu vida, seguramente me responderas que en ocasiones no sientes absolutamente nada, pues entonces lo quie sientes es vacio, y el vacio, indefinible por naturaleza puede ser cualquier cosas, asi que puedes escribir cualquier cosa, si supones que es simplemente nada, tendras que describir la nada, porque sentir nada no te quita el atributo primario de sentir.
A veces me parece que ocultas algo de ti, una especie de herida en tu interior, que has intentado desahogar a traves de muchos medios (Como este) pero no encuentras salidad alguna, te recomiendo que primero aceptes esa herida, y si eres incapaz de borrarla de tu vida, haz que se vuelva parte de ti, para que no sigas intentandola subsanar, y utilizala como una leccion que sientes profundamente, y vas a llevar el resto de tu vida con ella.
Jota Esteban

mnznt dijo...

Es raro, pero no escribo porque no tengo tiempo. Estoy en dos trabajos a la vez durante dos semanas. Si que siento, siempre siento, es un defecto y una virtud.
La herida no es una, son millones, soy sensible y me rompo con facilidad. Pero me arreglo con la misma facilidad, solo un poco de mimo y renazco como el ave fenix, frondosa y llena de vida.
Tenemos que comentar lo del coco, pero lo dejo para otra ocasión :)
A partir del martes voy a intentar una entrada diaria, al menos entre semana ^^'