miércoles, junio 01, 2011

Inesperado

Olías a rancio y a viejo,
amarga y agridulce
sabía tu vida.

Olías a polvo descompuesto,
entre cadáveres
te escondías.

Olías a tristeza y entuertos,
¿quién podía pensar
que te irías?

3 comentarios:

Jose Enrique Saiz dijo...

Yo creo que eras tu quien olias a todo eso, le echabas la culpa a él, y con el tiempo esa persona se canso de que le dijeras que olía a todo eso y se canso de lo que olía y se fué

mnznt dijo...

jajajajajajajajajajajajaja... cuantas cosas asumimos :)

Anónimo dijo...

Olías a flores,
de flores llenaste tu casa, en abril...¿o fue en mayo?.
Como te marchaste,
ya no tiene mucha importancia,
si fue un treinta o un treinta y uno.
Solo quedan recuerdos y fragancias,
con ellas me baño todos los días,
impregno mi piel con sus aromas.

A....R